La palabra es libre; la acción muda; la obediencia, ciega. - Johann Christoph Friedrich von Schiller

 
Debug:
Unkown [8192] : mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in line 75 of file /var/www/vhosts/fundacioncives.org/httpdocs/php/LIB_db.php

Tiempo : 1576243816.4331 (0.00'')
En : /var/www/vhosts/fundacioncives.org/httpdocs/php/GLOBAL_config.php
Incluido en : /comunicacion-noticias-ver.php
Y viene de : /comunicacion-noticias-ver.php
 
Buscar

Búsqueda en la web:

Comunicación / Noticias / Homenaje a Luis Gómez Llorente

NOTICIAS

Homenaje a Luis Gómez Llorente

Madrid, 17 de Diciembre de 2012

Homenaje a Luis Gómez Llorente


El pasado 11 de diciembre, tenía lugar el acto homenaje al recientemente fallecido Luis Gómez Llorente. Gómez Llorente fue un asiduo colaborador de Fundación CIVES y por ello el acto contó -entre otros- con la presencia de Victorino Mayoral, Presidente de la Liga Española de la Educación y de Fundación CIVES, quien dedicó unas emotivas palabras de reconocimiento a un entrañable amigo y compañero.

Un acto organizado por la Federación de Trabajadores de la Enseñanza de la UGT. Hecho este que pone de manifiesto la estrecha vinculación de Gómez Llorente con esta Organización de la que fue, no solamente activo militante sino también un estrecho colaborador para la definición de sus propuestas educativas.

Un acto rico en aportaciones biográficas e intensas en emocionados recuerdos para rendir un justo homenaje a la memoria de una persona que tanto contribuyó a promover la educación pública, democrática y laica en nuestro país. Un acto que daba comienzo en la Escuela Julián Besteiro pero echaba el cierre en la propia sede de la Unión General de Trabajadores con las intervenciones del Secretario General del Partido Socialista Alfredo Pérez Rubalcaba y de Cándido Méndez, Secretario confederal de la UGT.

El líder de los socialistas además de sus palabras de reconocimiento y elogio de las aportaciones y empeños de Gómez Llorente en el campo del pensamiento y las políticas educativas también fue muy crítico con las medidas de reforma educativa que prepara el actual gobierno. A raíz de la reforma legal prevista en el borrador de la LOMCE que suprime la Educación para la Ciudadanía y que dota de nuevo a la clase de religión de la condición de materia alternativa evaluable obligatoria Alfredo Pérez Rubalcaba se manifestó de la siguiente manera:

“Si nos quieren llevar hacia atrás, hasta el 80, vamos a dar un paso más atrás, hasta el 79. Si quieren romper el consenso defenderemos que la religión salga del currículum de las escuelas. Creía que habíamos alcanzado un consenso sobre la religión en la escuela. Hasta que leí el borrador. En esto Wert se ha comportado como un monaguillo obediente”

Es preciso recordar que el congreso del PSOE de Sevilla de febrero de este año demandó la desaparición de la enseñanza de la religión católica del currículo escolar.

LUIS GÓMEZ LLORENTE – In Memorian siempre

Palabras pronunciadas por Victorino Mayoral en el acto homenaje.

Luis Gómez Llorente fue un ejemplo de ciudadanía, de ciudadanía estoica, es decir aquella que desde la antigüedad clásica fue definida como servicio desinteresado a la comunidad, practicado como deber ético de entrega a la causa pública y el bien común, sin esperar retribución, cargo, sinecura o condecoración alguna. Hacer el bien a los demás por el bien mismo que se pretende aportar, con generosidad y entrega sin descanso, tal fue una de las señas más notables de la ética personalmente asumida y practicada por el gran amigo y compañero que acabamos de perder.

Su permanente ejemplaridad residía en su coherencia: en la correspondencia entre sus palabras y sus hechos, entre sus valores y su vida personal, entre sus principios ideológicos y su compromiso político. No es verdad que estuviera apartado de la política; no lo estaba de la política con mayúsculas, de la que trasciende a cargos e instituciones y se preocupa por la exigente demanda para la realización de los grandes principios de igualdad, justicia y libertad, como bases imprescindibles para un orden social civilizado y la conquista de los derechos de ciudadanía por todos. Sin embargo era evidente que estaba apartado de la pequeña política, la de cargos orgánicos, de contiendas internas, aspiraciones edilicias y congelación de los ideales del socialismo democrático, de aquella que tan frecuentemente apreciamos practicada por los profesionales de un entendimiento reduccionista de la política.

Esto es lo que explica por qué contribuyó más que ninguno a formular la alternativa socialista de la educación; a darle consistencia ideológica para aportar exigencias que iban más allá de colaboraciones técnicas u ofertas programáticas ajustadas al viento de las encuestas electorales.

Fue un líder; un líder en el sentido más pleno del término. Pues más allá de cargo ejecutivo alguno de partido o sindicado, fue un dirigente capaz de hablar magistralmente al corazón de las multitudes -y también de las minorías- sobre el poder transformador de la educación. No fue el ministro de Educación que todos esperábamos y deseábamos en el primer gobierno socialista salido de las urnas en 1982, pero sí fue el modesto e influyente maestro de todos nosotros para los proyectos de política educativa durante más de treinta años en el quehacer de los socialistas, en el gobierno y en la oposición.

Le recuerdo en la cuenca minera de Asturias, en Tuilla (Langreo) un anochecer en un cine abarrotado hablando a la gente sobre la alternativa socialista para la educación. La función de la educación como palanca de nivelación social y compensación de desigualdades sociales; la escuela pública integradora y laica; la gestión democrática de la educación; la educación ético-cívica. Para él, el gran compromiso de los socialistas habría de ser la puesta en marcha de un gran proyecto para la democratización de la enseñanza en el sentido más pleno.

Fue portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el debate sobre el artículo 27 de la Constitución que regula las reglas básicas de la educación en la nueva España Democrática. Contribuyó pues a uno de los consensos más importantes, que permitieron el asentamiento del actual régimen constitucional. Un pacto escolar para un modelo de convivencia escolar aceptable para todos. El único pacto escolar que en realidad hemos conseguido en la educación en España alguna vez. Un pacto que es preciso preservar y no romper por mucho que presionen irracionalmente poderes fácticos ultraliberales, neocons y teocons, tan presentes hoy en los bordes de la ruptura de nuestra convivencia escolar.

Fue impulsor Luis Gómez Llorente de la gestión democrática – “gobernanza democrática”se dice hoy- de los centros escolares, plasmada en el artículo 27.7 de la Constitución que tanto contribuyó a conseguir. Tuve la fortuna de colaborar con el en la elaboración de la Proposición de Ley sobre Constitución de Consejos escolares que defendió en el Congreso de los Diputados en 1978 y también en el libro publicado en 1981, bajo el título de “La escuela pública comunitaria”, fundamentación ideológica de una política educativa que en parte quedó plasmada posteriormente en la LODE.

Fue una figura señera dentro del Grupo Federal de educación ,experiencia colectiva irrepetible de debate social y político y elaboración de alternativas para la reforma educativa .En el seno del Grupo Federal contribuyó en 1982 a la elaboración del mejor Programa electoral presentado por el PSOE en la etapa democrática; al debate intenso y externo sobre la elaboración y desarrollo de la LODE y al Programa 2000,contribuyendo a la elaboración de un cuaderno titulado “La educación en el proyecto socialista”, también con el inolvidable Mariano Pérez Galán.

Con la Liga y la Fundación CIVES colaboró siempre desinteresadamente en muchas jornadas, ciclos de conferencias publicaciones, libros, artículos sobre promoción de la educación ético-cívica, la escuela pública, la laicidad de la escuela y del Estado. Sobre todo esto nos ha dejado como herencia el magisterio riguroso y dialogante de sus enseñanzas que aparecen recogidas en muchos libros de la Fundación Cives, ya publicados.

Personalmente le debo muchos gestos de auténtica amistad, generosidad y compromiso a Luis Gómez Llorente. Solo recordaré el prólogo que aportó a mi libro “España de la intolerancia al laicismo” (ediciones Laberinto 2006) y su apoyo abierto y valiente y decidido –junto con el de Mariano Pérez Galán y Aurora Ruiz- cuando por la labor que venía haciendo la Fundación Cives en la promoción y defensa de la Educación para la Ciudadanía, fui objeto de una sórdida campaña de intento de asesinato civil por parte de la caverna en la que reside la reacción y la intolerancia en nuestro país, en ese caso representada por el diario ABC.

Fue incansable en sus empeños hasta el final de su vida. En realidad falleció, como se dice, en acto de servicio. El 10 de mayo de 2012 nos reunión en la sede de la Liga de la Educación a Antonio García Santesmases y a Isabel Andaluz, para perfilar las jornadas que nos proponía bajo el título “laicismo en la España del siglo XXI”. Tras las resoluciones del Congreso Federal del PSOE celebrado en Sevilla en febrero del mismo año, pensaba que por primera vez se abriría la posibilidad de abordar la resolución de los acuerdos con el Vaticano. Él se encargó de preparar la primera ponencia del encuentro con el título “Razones de un desencuentro” La tenía que impartir en la tarde del 28 de septiembre. Nos llamó varios días antes para informarnos que no podría asistir porque no se encontraba bien. Pese al interés que tenía, a la dedicación que puso en la preparación de las jornadas y a la oportunidad que venía queriendo aprovechar para fundamentar sólidamente los argumentos para la revisión de los Acuerdos con la iglesia, no pudo estar con nosotros. Murió el 5 de octubre; el día del Maestro


logo

Fundación CIVES

Calle Viriato 2. 1°, puerta 3. 28010 Madrid

Tel. 91 298 65 55

Fundación CIVES © 2012 | Todos los derechos reservados